Yo soy un héroe, no como Superman



¿Qué piensa de los héroes como Superman o He-Man?

No son héroes. Héroe es el Chapulín Colorado y esto es serio, El heroísmo no consiste en carecer de miedo, sino en superarlo. Aquellos no tienen miedo, Batman o Superman son todo poderosos, no pueden tener miedo. El Chapulín Colorado se muere de miedo, es torpe, débil, tonto, etc. y consciente de esas deficiencias se enfrenta al problema, ese es un héroe, y pierde. Esa es otra característica de los héroes, los héroes pierden muchas veces. Después sus ideas triunfan, pero mientras tanto el héroe...cuántos fusilados conocemos.


Condenado a vivir



No elegimos nacer, simplemente aparecemos en este mundo sin siquiera haber podido emitir una opinión acerca de si queríamos formar parte de él o no. Desde ese instante se nos condena de una forma efectiva por el resto de nuestras vidas a vivir.

No es la naturaleza, ni la biología, y mucho menos un Dios quien no condena a vivir, sino son los propios seres humanos quieres lo hacen a través de sus leyes.

Está prohibido intentar dejar de vivir, y voy más allá de las propias leyes, incluso socialmente está mal visto quitarse la vida que alguien nos dió sin habernos consultados.

Es tan firme la condena a vivir que se nos impone, que si uno intenta escapar y no lo logra, luego la sociedad se encarga de vigilarte más de cerca para que no logres escapar.

Están los que cumplen la condena obedeciendo las reglas y los que intentan evadirlas, los cuales en ese caso si salís de dichas reglas impuestas por la sociedad o te internan por desobediencia o por locura, pero difícilmente salgas victorioso luego de intentar revelarte.

Estás condenado a vivir, no te dejan escapar y debes cumplir con las reglas impuestas. Todo esto, sin que nadie pueda asegurar, por ignorancia, que lo que hay fuera de esta realidad pueda ser mucho mejor que lo que sucede por aquí.

Capacidad de amar

Hace poco escribí en mi blog de vomitando párrafos el siguiente texto:

“Muchos dicen que solo usamos un porcentaje muy pequeño del cerebro. Yo creo que infrautilizamos mucho más el corazón. Los científicos se la pasan estudiando cómo podemos hacer para utilizar zonas del cerebro que aún no desarrollamos de una forma muy pragmática, pero poca gente se dedica a ver cómo podemos hacer para hacer crecer nuestra capacidad de amar al otro. Desconozco la razón de porqué usamos poco el cerebro, pero estoy casi seguro que usamos poco el corazón principalmente por una cuestión social. Las ganas de amar y la capacidad de hacerlo es algo natural, pero nos autocensuramos. Amemos, amemos mucho, estoy seguro que nos hará mejor a nosotros y a quien reciba nuestro amor.”

Para extenderme un poco más creo que tenemos una gran capacidad de amar, solo que no le dedicamos tiempo a desarrollarla, ya sea por vergüenza o porque no le dedicamos tiempo.

También alguna exhibí una entrada sobre un experimento en el cual si una persona te parece físicamente atractiva, y le hacés 40 preguntas que forman parte del test, existen altas probabilidades de que te termines enamorando. Eso es porque le estás dedicando tiempo a conocer a la otra persona, a escucharla, a entenderla y terminás empatizando.

No se trata solo de enamorarse, sino de querer al otro, y para eso está el siguiente ejemplo del video, Solo hace falta una mirada y 4 minutos para conectar con el otro. Ya dejamos de mirarnos a los ojos lamentablemente.

Conectemos con el otro pero sin el uso de la tecnología. Nos dará vergüenza al principio y felicidad al final.

Analizar es poder


No es nada original ni nuevo si digo que el sistema educativo está obsoleto, y hay que adaptarlo al nuevo entorno. Hoy la formación educativa “formal” dura por lo menos 20 años, sumando naturalmente que uno tiene que constantemente ir formándose y actualizándose en el ámbito que decida desarrollarse.

Creo que la razón principal es que se sigue educando bajo paradigmas que ya están rotos. Hay una frase que dice que “tener información es poder”, y hoy creo que está sobrevalorada. Lo dicho anteriormente se basa en que antes era dificultoso acceder a la información, entonces tenerla era poderoso. En las escuelas el objetivo era hacer que incorporemos la mayor cantidad de información y datos posibles para poder aplicarlos cuando los necesitemos. Cuánto más información acumulábamos en nuestro cerebro, aunque sea totalmente de memoria, mejor iba a ser.

Hoy ese paradigma está totalmente roto con la aparición de internet, porque la gran mayoría de la gente tiene acceso a toda la información en muy poco tiempo, entonces no es más poderoso quien más información tiene, porque todos la tenemos al alcance de una manera muy fácil.

En lugar de “educar” para acumular la información, lo que habría que hacer en enseñar a gestionarla, saber buscarla y encontrarla, Saber cómo relacionar y enriquecer toda esa información que está disponible de una forma tan fácil.

No es fácil, pero si seguimos pensando o educando para acumular información, cada vez nos llevará más años la formación “formal”, porque cada vez hay más información y conocimiento acumulado en el mundo. En cambio sí modificamos el paradigma, y enseñamos para saber entender, procesar y analizar la información disponible, probablemente seremos mucho más productivos.

Evolucionar

A veces volver al pasado es evolucionar


Uno

Hoy no se trata de letras, sino de números:



1 x 1 = 1
11 x 11= 121
111 x 111= 12321
1111 x 1111 = 1234321
11111 x 11111 = 123454321
111111 x 111111 = 12345654321
1111111 x 1111111 = 1234567654321
11111111 x 1111111 = 123456787654321
111111111 x 11111111 = 12345678987654321

Agregando un 1 a cada lado de la multiplicación siemrpe nos da como resultado un número capicua pero cada vez más grande.

La ventaja de este tipo de turcos es que te podés equivocar que nadie se va a poner a hacer el cálculo.

Inevitable

No tiene sentido sufrir por lo inevitable, porque lo peor que nos puede pasar es dejar de disfrutar el presente por algo que inevitablemente va a suceder en el futuro.


Me parece

Si, me parece...¿quién te quita lo volado?



Un cacho de cultura

Hoy una entrada un poco intelectual pero muy divertida.


Cortometraje

Esta semana hay algunos días en que no se trabaja ni estudia en varios lugares del mundo, asi que les dejo un divertido corto para distraerse un poco de la rutina del día a día.

Fotógrafo



Se llama Alessio, aunque su nombre tenga origen italiano, él nació en Colombia al igual que sus padres, a los que siempre soñaron con conocer Italia y por eso decidieron ponerle ese nombre a su hijo.

A él siempre le gustó llevar ese nombre un tanto original y le vino muy bien también para fortalecer su éxito como fotógrafo, siendo uno de los más reconocidos de su país, aunque él nunca se lo propuso.

Hay que admitir que tiene una cierta originalidad en su obra, aunque como todo gran artista, en su día a día, o más bien en su minuto a minutos, es un tanto particular. Su obra de destaca por la cotidianeidad de sus fotos.

Alessio lleva su cámara a todos lados, aunque eso no sería extraño siendo fotógrafo, lo curioso es que en cada esquina que camina él se detiene y saca una foto de la cuadra que está por caminar, la mira en la pantalla hace zoom y mira cada detalle.

Eso provoca que una caminata de 10 cuadras, a Alessio le lleve por lo menos 20 minutos caminarlas, porque siente la necesidad de ir sacando constantemente fotos. Es verdad que eso solo puede llegar a afectarle a él, pero el problema es que también, si es la primer vez que te ve, lo primero que hace es sacarte una foto, y al instante, antes de dirigirte al palabra, ya se pone a ver como saliste en la foto en la pantallita de su cámara. Alessio va por la vida sacándole foto a todo y mirando en su pantallita qué tal salió.

Naturalmente, después de las cientos de fotos que saca por día, tiene una amiga que se dedica a elegir las más originales para que luego pasen a formar parte de su colección y exponerlas en alguna de las galerías de arte que solicitan vender sus obras.

Lo curioso es que pocos conocen el origen de sus obras, ya que no fue su fanatismo por la fotografía, ni por el arte, sino que él comenzó a sacar fotos por la gran miopía incurable que tenía, entonces lo que hace es sacar fotos y luego mirarlas de cerca en la pantalla de la cámara para ver mejor todo lo que lo rodea.

Límite de velocidad

Esa sensación extraña del paso del tiempo. En un principio, y sin pensarlo demasiado, puedo caer en el error de creer que mis últimos 10 años pasaron muy rápido. Ese mito cae por su propio peso cuando me detengo a pensar todas las cosas que viví en ese tiempo, las buenas, las malas, y las que me resultaron indiferente.


Palabras

Hay días que no sobran las palabras, sino que faltan.
 
 

Malas noticias



El otro día escuchaba a alguien comentar que la única noticia es la mala noticia. En realidad, para ser más certero, se lo escuché decir a un periodista, lo cual hizo que me llamara más la atención y me pusiera a pensar en el tema.

La mayoría de los periódicos, televisiones y radios tienen como objetivo ampliar cada vez más su publico y que más gente los siga, por lo tanto entiendo que una de sus prioridades será trasmitir las noticias que ellos creen que tendrá más repercusión. Y no creo en eso de que los consumidores consumimos lo que nos dan, sino que nosotros, y ahora que cada vez hay más oferta, decidimos qué es lo que queremos ver, leer o escuchar.

Dando vueltas por diferentes medios de comunicación, lamentablemente me encontré con que aquella frase que había escuchado era verdad. No solo en la parte política, que cada vez se ganan más elecciones diciendo lo malo del otro en lugar de potenciar lo bueno propio, sino lo que más me llamó la atención era en la parte social. Hay cientos de acontecimientos buenos, positivos y optimistas que podrían ser trasmitidos y comunicados al resto de la sociedad, e incluso probablemente ayudase a que sea contagioso, pero no. Incluso en las partes sociales de los medios de comunicación las noticias que abarcan la mayoría de la atención, son las malas noticias.

Más de una vez escuché a periodistas que intentaron hacer un periódico de buenas noticias, o un programa de radio o página de internet...¿vos conocés alguno? Yo no, no lo tengo presente en mi memoria, lo que me hace pensar que tanto éxito no tuvieron.

Me quedo pensando si será que las malas noticias venden más porque nos hacen pensar que nuestra vida no es tan mala, y las buenas noticias, por el contrario, nos hacen pensar que nuestra vida no es tan buena como pensamos.

¿Como si fuera el último?



Seguramente escuchaste más de una vez la siguiente frase:

“Disfruta cada día como si fuera el último”

Te la repito para que la leas bien:

“Disfruta cada día como si fuera el último”


Si tengo que ser sincero, me resulta muy extraña esa frase. Si de verdad fuese mi último día no creo que lo disfrutase demasiado, tendría mil sentimientos antes de sentir disfrute. Me encantaría sentirme orgulloso de todo lo vivido y se lo feliz que fui los días anteriores a ese último día, pero difícilmente sea un día que pueda disfrutar.

También hay gente que recomienda vivir el día como si al siguiente se acabase el mundo. Acá ya no sería yo la persona que dejaría de existir al otro día, sino que seríamos todos los que dejaríamos de vivir. Sin embargo esta frase es mucho más perversa, porque si el mundo no se acaba, como efectivamente viene sucediendo, al otro día si hiciste lo que podría tener ganas de hacer un día antes de que se acabe el mundo, o terminaría en una cárcel o en un manicomio, o como mínimo me quedaría sin trabajo.

Yo creo que lo mejor es disfrutar el día a día al máximo, pero sabiendo que al día siguiente y los sucesivos, también los voy a querer disfrutar al máximo.

Andá

Andá, hacelo, intentalo, de verdad, nada es tan grave si sale mal, y si sale bien, lo único malo es no haberlo intentado antes.
 
 

Macarena


Macarena vive en Argenteuil, una comuna al norte de Paris. Su padre era colombiano y su madre francesa, y por suerte sacó los rasgos que más la beneficiaban de cada uno, lo que la hacía una bella mujer.

Nació en Colombia pero a los 6 años sus padres se separaron y junto a su madre se fueron a vivir a Francia, por lo que habla perfectamente español y francés.

Le gusta los sábados irse hasta el centro de Paris a sentarse en la plaza donde está la Torre Eiffel y mirar a los turistas. Cada persona es un mundo, pero en ese lugar ese dicho se potencia, por ser personas de diferentes lugares del planeta. Entre tanta gente de repente siempre hay alguien que le llama la atención, y lo mira más detenidamente. Se pone a imaginar de dónde será, que lo habrá traído a visitar Paris, a dónde irá después, etc.

A menudo se suele enamorar de la persona que imagina, porque siendo realistas, probablemente poco se debe parecer la persona real con aquella que ella crea en su cabeza. Cuando eso sucede, al llegar a su casa se pone a describir en un papel de una manera más detallada cómo cree que sería esa persona y se inventa una hermosa historia juntos.

Al otro día, el domingo,  sale a caminar por Paris, intentando cruzarse en forma fortuita con aquel hombre, forzar una charla, que eso se transforme en atracción, en un café, y en muchos años compartidos juntos.

Luego de varios años ella le confesaría sobre aquel escrito e historia inventada que plasmó sobre el papel.

Hoy, a sus 82 años, solo tiene una colección de historias inventadas guardadas en un cajón

Gurú


Un pensamiento que suelo tener al momento de tomar una decisión es plantearme el peor escenario posible, y la realidad es que ese escenario nunca es tan malo, además de ser muy poco probable y que finalmente jamás termina sucediendo. Si puedo lograr encontrar solución al peor escenario posible, la realidad es que dar ese primer paso me resulta mas facil.

También es verdad que me resulta mas fácil dar consejos a los demás que aconsejarme a mi mismo, y la principal razón es que cuando doy consejos a otra persona soy bastante mas objetivo, y cuando pienso en lo que yo debiese hacer, esa mínima probabilidad de que algo pudiera llegar a salir mal se transforma automáticamente y en forma subjetiva, en una probabilidad grande.

Creo que somos muchos los gurúes de los consejos, pero hay pocos aprendices.

Sentido de la vida

Uno se siente solo cuando no tiene a quien hacer feliz.

La felicidad, en la gran mayoría de las veces, se encuentra a través de otro. Nuestra propia felicidad se muestra haciendo felices a los demás. No es porque seamos altruistas, sino porque su felicidad es la que provoca la nuestra.

Cuando tenés una pareja, lo que más te hace feliz es verla feliz a la otra persona, eso te motiva y te estimula.

El ejemplo más claro es el de un hijo, porque no hay nada que rompa ese vínculo, y eso hace que ya no te sientas más solo, no por su existencia en si misma, sino porque siempre tendrás a alguien a quien querer hacer y ver feliz.

Lo que intento yo es romper con ese paradigma, aunque por ahí nunca lo pueda lograr. Es decir, poder tener la capacidad de estar solo y ser feliz igual, y no porque quiera estar solo, sino porque creo que si lo logro, después las relaciones interpesonales que tenga con la gente que quiero se van a dar de una forma más natural y mucho menos dependiente.

Hay una canción que dice “El sentido de la vida, yo no se cual es, pero tiene algo que ver con estar solo y disfrutarlo”.

Efectvamente, te diste cuenta, todo lo anterior fue una excusa para comentar sobre la canción y sobre su autora Carmen Boza, gran cantautra...te dejo el video de la canción:

 

Ganá 527 euros


Hay blogs que para lograr difusión regalan cosas e incentivan a sus lectores que compartan y trasmitan a sus amigos sobre el concurso para así llegar a más gente.

Yo no tengo nada que regalar más que ilusión. Hoy jugué a la lotería, como hago cada cierto tiempo, no porque crea que pueda ganar, sino porque me divierte tener la ilusión de ganarla.

Entonces para compartir mi ilusión, a los que comenten esta entrada, si gano la lotería, le voy a regalar 527 euros, que puede parecer poco, pero por solo haber dejado un comentario parece mucho.




¿Te gusta este Blog?