lunes, 25 de mayo de 2015

Almas Gemelas

Tantas aplicaciones para encontrar al "amor de tu vida" y nos olvidamos que la mejor conexión es una mirada

lunes, 18 de mayo de 2015

Camiseta gris


El creador de Facebook siempre se muestra con la misma camiseta gris, y un día le preguntaron porqué siempre llevaba la misma ropa. Él contestó que para él la ropa no era muy importante ni tampoco le resultaba placentero elegir que ropa llevar, por lo tanto no creía que “perder” tiempo decidiendo qué ponerse a la mañana fuera una buena decisión, teniendo en cuenta la cantidad de cosas que tenía que hacer durante el día.

Eso lo solucionó comprándose muchas camisetas grises y usándolas día tras día, por lo tanto así se evitaba tener que pensar y tomar una decisión todos los días sobre algo que no le interesaba, que era decidir que ponerse de ropa cada día.

Creo que puede ser una buena filosofía que podemos aplicar a muchas cosas de nuestro día a día. Eso implica focalizarse en lo que realmente nos interesa y nos gusta, y no perder tiempo y energía en cosas que no nos resultan relevantes.

Seguramente alguna vez pensaste que preferís, en determinadas cosas, tener menos opciones para elegir, y asi te resultaría más fácil tomar la decisión. Creo que si tenés ese pensamiento, es porque lo que vas a elegir no te resulta tan relevante, entonces es mejor no “perder” el tiempo pensando qué es mejor y qué es peor.

Ahora bien, cuando es una decisión sobre lo que realmente te gusta, es mejor tener muchas opciones para elegir, y así poder disfrutar del momento de la decisión y análisis.

lunes, 11 de mayo de 2015

Preguntón


Soy una persona que le gusta hacerse muchas preguntas, me gusta dudar de todo, las cosas que tengo claras (o creo tenerlas) me aburren. Me gusta intercambiar opiniones sobre temas los cuales no tengo certidumbre. Si estoy seguro de algo no me resulta atractivo ponerme a hablar sobre ese tema por el sólo hecho de querer convencer al otro que creo tener la razón.

Por eso mismo las preguntas que hago a otras personas son preguntas las cuales no tengo claro las respuestas, porque si las tuviese, no me atraería hacerlas.

Los viernes en la página de Facebook de mi blog suelo dejar una de esas preguntas para ver qué opina la gente.

Acá te dejo algunas para que te quedes pensando, y si tenés ganas de compartir conmigo, tus respuestas:

+ ¿A qué lugar te gustaría poder teletrasportarte por las próximas dos horas?
+ ¿Cuál súperpoder te gustaría tener?
+ ¿Cuándo fue la última vez que corriste lo más rápido que pudiste?
+ Si existiese una próxima vida, ¿Qué te gustaría ser, hombre o mujer?
+ Por alguna razón extraña el mundo tiene que decidir entre que la temperatura sea
siempre de más de 36º, o siempre de menos de 2º, ¿Vos qué votarías?

lunes, 4 de mayo de 2015

Amor de mis dias



Siempre me dijeron que era la típica “Susanita”, como el personaje de Mafalda, que se quería casar, tener hijos, vivir en una casa con jardín y tener dos perros.

Desde chiquita me acuerdo que siempre busqué al amor de mi vida, para mí era lo más importante. A mis 36 años no voy a negar que estuve con más hombres de los que mi mamá cree pero menos de los que mis amigas piensan, pero con cada hombre con el que estuve desde el minuto uno ya mi cerebro, más que mi corazón, se ponía a evaluarlo como si fuese el amor de mi vida. Analizaba si se adaptaba a mi ideal como tal, si cumpliría con mis deseos, si sería buen padre, si me cuidaría cuando no me sienta bien, básicamente si cumplía con todas mis pretensiones que ya tenía muy claras desde hacía varios años.

Naturalmente siempre le encontraba algún defecto, me desmotivaba, pensaba que no tenía sentido seguir con esa relación y con excusas poco verosímiles prefería dejar de ver a la otra persona.

Todo eso cambió cuando cumplí 33. Me di cuenta que no había funcionado esto de ponerme a buscar al amor de mi vida, tenía miedo de que el tiempo siguiera avanzando y yo seguir buscando un ideal que jamás existiría.

Lo que decidí hacer, y eso fue lo que verdaderamente provocó el cambio, es dejar de buscar al amor de mi vida, y eso hizo que conociera a una persona muy especial que primero fue el amor de mi día, después fue el amor de unas semanas, después de meses y ahora puedo decir que hace más de 2 años que soy muy feliz. No es el amor de mi vida, es el amor de mi momento, sabiendo que los “para siempre” se consiguen con muchos “ahoras”.

lunes, 27 de abril de 2015

¿Qué pasó?

Cada vez son más los que se dan cuenta que nadie los obliga a hacer lo que estaban haciendo y se animan a hacer que cada día de sus vidas tengan algo de diferente.

Antes el consuelo era que trabajar, aunque sea de algo que no te gustara, era una forma de sentirse seguro y lograr una cierta estabilidad.

No sé si por suerte o por desgracia cada día nos damos cuenta que cada vez más esa supuesta estabilidad puede romperse muy fácilmente, y eso es lo que nos hace darnos que es mejor ser nosotros los que decidamos y arriesguemos sobre nuestro futura y no alguien que un día nos dice que somos prescindibles.


lunes, 20 de abril de 2015

Mar

Me gusta mirar el mar, sentir su aroma y contemplarlo, escucharlo e intentar adivinar lo que me dice.


lunes, 13 de abril de 2015

Noticias de mañana



Hoy me desperté a la misma hora que siempre porque mi despertador, a pesar de lo que muchas veces deseo, nunca se equivoca y suena cada día a la misma hora.

No creo que haya hecho una rutina tan diferente a la que hacés vos todas las mañanas, excepto por el momento en que me puse a leer el diario. Como me suelen gustar los cuentos de ciencia ficción tengo la extraña manía de leer primero la fecha. Siempre creo que algún día, sin saber cómo ni de qué forma, me va a llegar el diario del día siguiente con las noticias y acontecimientos que sucederán en el día que estoy por vivir.

Ese día llegó. El 8 de Marzo de 2004 me llegó el diario con fecha del 9 de Marzo del mismo año. Lo primero que pensé es que era un error de impresión, pero al ver en la tapa que Boca Juniors había ganado el partido decisivo de la liga que se iba a jugar esa misma noche hizo que creyera más real lo que estaba viviendo.

Imaginé muchas veces lo que haría en ese momento pensando que alguna vez ocurriría, pero en ese instante me paralicé, no sabía qué hacer, mis manos no podían pasar las hojas y mi vista tampoco se animaba a recorrer los titulares.

De a poco me fui tranquilizando y leyendo hoja a hoja cada parte del diario, analizando y pensando todo lo que podía hacer con toda esa información por anticipado, desde jugar a la lotería, disfrutar de una inesperada lluvia de estrellas fugaces o ayudar en alguna injusticia, entre otra gran cantidad de cosas.

Salí rápido de mi casa sabiendo que tenía mucho por hacer, estando convencido que a partir de ese día mi vida cambiaría, y asi fué. Cruzando la avenida de mi casa un camión sin freno me atropelló y morí al instante, por suerte sin casi sufrimiento. Ahí me di cuenta que siempre me olvidaba de leer la sección fúnebre.

lunes, 6 de abril de 2015

Querer para siempre


No sé si mi sentimiento obedece más a que soy mujer, o simplemente a mi forma de ser y sentir. Me parece que me inclino más por la segunda opción porque cada vez me veo más diferente incluso a la mayoría de mujeres que conocí, conozco y puede que conozca en todo lo que me queda de vida.

Lo peor no es que sea y sienta diferente a la mayoría de mujeres, lo más problemático es que si la gran mayoría de mujeres siente diferente, cuando me refiero a los hombres podría asegurar que casi el 100% son así. Si digo “casi” es para que exista en mi algún tipo de esperanza y seguir pensando que es posible encontrar a esa excepción dentro de la regla.

La gran pregunta que me hago, y que bajo mi paradigma es difícil de entender de otra manera es…¿Cómo se puede querer a alguien, sin querer que eso sea para siempre?

lunes, 30 de marzo de 2015

No Hacer

La felicidad de no hacer lo que no querés hacer, se asemeja a la felicidad de hacer lo que tenés ganas de hacer.


lunes, 23 de marzo de 2015

Ramas

De todos los posibles caminos solo vivimos uno.


lunes, 16 de marzo de 2015

Atardecer

A veces cuando no se me ocurre qué escribir, me dedico a contemplar atardeceres.

lunes, 9 de marzo de 2015

Techo de mi casa

Más de una vez hablé en este blog sobre esto, pero la gente suele subir a facebook fotos de momentos felices y comentar sobre los mismos, lo que nos hace creer que la vida de los demás es mucho más feliz de lo que realmente es.

Curiosamente el otro día subí la siguiente foto del techo de mi casa diciendo que no solo subía a facebook momentos de felicidad y fue una de las fotos con más "likes" en mucho tiempo.


lunes, 2 de marzo de 2015

Paralelas

Nacemos para buscar la tranquilidad, pero no para encontrarla.


lunes, 23 de febrero de 2015

Escucharse más

El siguiente video muestra que falta escucharnos más, que es mucho mas fácil enamorarse de las personas que de los físicos, pero lamentablemente los paradigmas y la presión social nos hace ser mucho más superficiales de lo que me gustaría.

Yo soy de los que se siente feliz en una mesa para dos, un par de copas, una sonrisa frente a mi y largas charlas.


lunes, 16 de febrero de 2015

Valentina



Era un día lluvioso, pero no de esos que se cae el cielo, sino de esos días que la lluvia parece estar en el aire, esos días en los cuales uno duda constantemente si el esfuerzo de abrir el paraguas se compensa con dejar de sentir esas pequeñas gotas que caen del cielo.

Eran las 20:57 y ya estaba esperando hace por lo menos 5 minutos. Para estos casos no suelo ser muy puntual, sino que prefiero estar algún tiempo antes. Es ese tiempo el cual solo sirve para que aquellas mariposas que durante un tiempo habían estado quietas volvieran a ponerse a volar alborotadas, pero esos nervios estaban lejos de ser nervios de felicidad, sino más bien nervios contradictorios de preguntarme qué hacía yo en ese lugar.

Levanto la mirada y la veo venir, estoy seguro que es ella por más que nunca la había visto en mi vida, pero se veía tan bonita y femenina tal como me habían contado. En ese instante las mariposas se paralizan, ella me sonríe, yo naturalmente me contagió de esa sonrisa, siendo ese nuestro primer diálogo.

A partir de esa primera mirada me di cuenta que todos esos temas de conversación que había pensado, aquello que tenía que decir o dejar de decir, fueron en vano. Todo se comenzó a dar de una naturalidad que percibía que a ella también le sorprendía. Nos sentamos en un bar poco conocido pero que tenía un encanto especial. No lo conocía, y me pareció no haberlo visto nunca, como si lo hubiesen estrenado esa misma noche para nosotros dos.

La noche avanzó entre risas, anécdotas, charlas, miradas…pasó tan rápido que las horas parecieron segundos y el camarero se nos acercó para indicarnos que ya iban a cerrar.

Empezamos a caminar por la ancha avenida ya sin lluvia que cayera del cielo, pero manteniéndose el olor a tierra mojada que tanto la caracteriza. Llegamos a la parada del bus que ella tenía que tomar para ir a su casa, yo me sentía muy feliz, y esa felicidad se hizo más fuerte cuando ella me dijo que sentía como si nos conociésemos de toda la vida.

Lamentablemente al parecer mi felicidad fue precipitada, porque luego de decirme esa frase vino un “pero”, y nunca después de esa palabra puede venir algo bueno. El “pero” sirve para destruir todo lo anterior, no solo contradecirlo, sino como dije lo que hace es destruirlo, porque lo que se dice generalmente antes del “pero” genera ilusión y alegría, como estar subiendo a la cima de la felicidad por una escalera y que de repente te la quiten y sentís que empezás a caer.

La frase cmpleta fue: “Siento como si nos conociésemos de toda la vida, pero en estos momentos estoy buscando a alguien del cual tenga todo por descubrir.”

Así fue, entonces mi primera y última cita con Valentina.

lunes, 9 de febrero de 2015

Yo no lo sabía

Cosas que me sorprendieron la primera vez que las escuché:

+ Popeye se llama asi por Pop Eye ("ojo saltón" en inglés)
+ Nino Bravo cuando murió tenía solo 28 años.
+ Alemania como país se fundó recién en 1871.
+ El fundador de Adidas era hermano del fundador de Puma.
+ La mujer ya nace con todos los óvulos que serán ovulados a lo largo de su vida.
+ La marihuana en Amsterdam es ilegal (excepto dentro de los coffe shops)
+ El ave Vencejo Común puede estar 3 años seguidos volando sin tocar tierra.
+ En los últimos 45 años se duplicó la población mundial.
+ Solamente tres países no tienen banderas rectangulares (Suiza, Vaticano y Nepal).
+ El logo de Carrefour es una C.



lunes, 2 de febrero de 2015

Desinformado al instante



¿Es necesario tener tanta información? ¿Somos capaces de asimilar, asumir e interpretar de una forma correcta toda la información que nos llega día a día a nuestro cerebro?

La tecnología lo que nos permitió, es estar enterados, y de una forma cada vez más rápida, de lo que sucede. Lo curioso es que no sólo nos permite estar enterados de lo que sucede a nuestro alrededor, sino que nos enteramos casi al instante de lo que pasa al otro lado del planeta, a cada uno de los más de 7mil millones de personas que formamos el planeta Tierra. Ya no hay límites en ese sentido, cada uno con una cámara puede filmar un acontecimiento y al instante todo el mundo puede estar enterado de eso.

No podemos decir que es causa sólo de la tecnología, porque nosotros mismos reclamamos esa información y esa inmediatez, ya sentimos como fundamental estar enterados de todo y a todo momento.

La tecnología hace que me sienta más cercano a lo que pasa en la reunión del FMI en Bruselas, que lo que se decide en la reunión de consorcio de mi edificio o la asamblea del barrio. ¿Será porque estas últimas no salen en la tele o nadie lo publica en internet? Sin embargo creo que no es muy difícil darnos cuenta cuál de esas reuniones me afectan más en mí día a día.

La tecnología nos permite tener acceso a mucha más información y de una forma más inmediata, y alguien dijo por ahí que tener información es tener poder, pero ojo, que tener poder no significa tener tranquilidad, eh?

Cada vez más creo que prefiero muchas veces ser ignorante, que según la RAE, ser ignorante significa no tener noticia sobre algo.

viernes, 30 de enero de 2015

Lamentablemente soy autosuficiente


No niego que es practico y divertido el palito para hacerse selfies, pero no deja de ser una muestra más de que la tecnología hace que cada vez nos volvamos menos sociables.

Antes le pedías a una persona que pasaba por ahí que te hiciera una foto, ahora, ya no hace falta interactuar con nadie para poder hacerlo.

¿Es mejor que la tecnología nos permita ser cada vez más autosuficientes sin depender de otra persona para hacer las cosas?



lunes, 19 de enero de 2015

A mis 80 años.


Hoy tengo 80 años y es un buen momento de hacer balance.

Generalmente cuando uno cumple años terminados en cero suele hacer algún tipo de reflexión acerca de lo que pasó y lo que está por venir, aunque siendo sincero, el mío tendrá que ver más con el pasado que con el futuro.

Rememorando un poco puedo decir que efectivamente sentí que viví 80 años. Puede sonar extraña al principio mi afirmación, pero si le preguntas a mucha gente de mi edad, te va a decir que le parece que pasaron muy rápido y creen haber vivido mucho menos que los años transcurridos.

Insisto, yo creo que sí viví 80 años, pero no cada década de la misma forma.

Mis primeros 10 años sentí que fueron como 25. Mi segunda década creí haberla vivido en 20 años, y ya cuando cumplí 30 sentí que mis últimos 10 años habían sido más parecidos a 15. A partir de mis 30 ya la cosa cambió, y cuando llegué a mis 40 todo había pasado más rápido, como si me hubiesen robado un par de años. A mis 50 años los últimos 10 se habían acelerado aún más y me parecía que sólo había vivido 5 años.

Ya estos últimos 20 años fueron casi un abrir y cerrar de ojos, todo ese tiempo que viví pasó tan rápido que creo haber vivido sólo un tercio de esa parte.

Como decía al principio, viví muy bien mis 80 años, pero con diferente intensidades y velocidades. Los primeros años de mi vida pasaron muy lento, y no tiene que ver con disfrutar más o disfrutarlo menos, sino porque todo me parecía nuevo, tenía más sorpresas, mis rutinas no existían y cada día era una sorpresa y cosas nuevas por descubrir, lo que hacía que mis días parecieran mucho más largos. Desde cambios físicos y sentimientos que iba descubriendo, golpes, levantadas, resurguires y renacimientos internos.

Después entré en una vida en que había menos sorpresas y era todo bastante más previsible, mis días cada vez se parecían más al anterior y eso creo que hacía que los días avanzaran más rápido y casi no me diera cuenta del paso del tiempo. Cada lunes me parecía que había estado muy cerca del anterior y cada fin de año tenía una diferencia de pocos días.

A mis 80 años estoy contento con lo vivido, fui muy feliz y no me arrepiento de lo que hice, pero si algo no me perdonaría es no decirte a vos que estás leyendo esto, que sos más joven que yo, que intentes que dentro de tu rutina, también exista alguna sorpresa o algo inolvidable cada día.

lunes, 12 de enero de 2015

¿Para qué sirve pedir un deseo?


Dicen que cuando uno se pone un objetivo el mismo debe poder rmedirse, es decir que se pueda determinar si el mismo se llevó a cabo con éxito o no. No sirven objetivos etéreos en los cuales cuando uno tiene que hacer un análisis de cumplimiento del mismo no tenga forma de hacerlo.

Igualmente dicen los que saben que hay algo peor, que es ponerse un objetivo y que finalmente nunca midamos si lo cumplimos o no.

Algo parecido pasa con los deseos. Mínimo hay dos veces en el año en que pido deseos, que es fin de año y mi cumpleaños. Generalmente son 6 por año entonces, aunque es verdad que algunos los repito cumpleaños tras cumpleaños, y año tras año. A esos hay que sumarles deseos por ver alguna estrella fugaz, ver una vaquita de San Antoño y un sin fin de momentos o actos en los cuales dicen que trae buena suerte pedir un deseo.

El problema de esto es que nunca me pongo a fijar si finalmente se cumplen mis dedeos, aunque si hay deseos que los repito debe ser porque no se me cumplen, o es verdad que si se cumplen pueda ser que los repito para reafirmarlos.

Como no hago un estudio de cumplimiento de deseos, no sé cuán efectivos son. No sé si una estrella fugaz es más efectiva que el deseo de fin de año, o quedarse con la ceja pegada en el dedeo vale más que quedarse con la parte del huesito del pollo.

Ahora bien, en caso de no cumplirse, ¿se puede hacer algún reclamo? ¿para qué sirve ponerse a pedir deseos si muchas veces no se cumplen? ¿tiene sentido desear algo que tenemos el 100% de responsabilidad de que ocurra o sólo se debe desear algo que su cumplimiento no depende de nosotros?

Yo igual voy a seguir pidiendo los deseos cada vez que pueda, y no para pedirle a un ser superior que haga el trabajo por mí de las cosas que quiero, sino para reafirmar y ser consciente de las cosas que me gustaría que pasen y no olvidarlas dentro de la rutina de mi día a día.

¿Te gusta este Blog?